viernes, 14 de octubre de 2011

LOS IMAMES EN ESPAÑA

COMUNICADO DE OPINION: LOS IMAMES EN ESPAÑA

Recientemente se ha opuesto en contacto con este Comité algunos Imames, quienes nos han transmitido su inquietud, por el olvido y ostracismo al que algunas de las innovaciones organizativas del Islam en España los han relegado. Su preocupación, lógica por otra parte, deviene, del hechos que parece más importante, por otra parte, el diseño de cuadros organizativos y directivos de las organizaciones, que cuidar la base espiritual que representa el Imam, con mayúsculas apostillamos nosotros.

Este colectivo que puede estar compuesto por en torno a unos quinientos profesionales, no es menos cierto que carecen del mas mínimo reconocimiento profesional. De nada servirá, la creación por otra parte necesaria, como hemos venido poniendo de manifiesto, en otros artículos o comunicados de opinión, la creación de un Registro de Imames en el Ministerio. Aquí si que parece que el Ministerio se ha hecho eco de nuestra propuesta, que débenos decir que no es la única, a juzgar por la agenda sobre buenas practicas, y otros contenidos, cual es el nombre de este Comité, etc, introduciendo en el anteproyecto de Real Decreto el Registro de Imames, pero de nada servirá, como decimos, si no va seguida de una serie de medidas de acompañamiento, como por ejemplo , y en primer termino, antes que ninguna el reconocimiento al derecho a percibir prestaciones por desempleo, y al reconocimiento de accidente de trabajo No sabemos y tampoco acertamos a comprender por que motivo, ni razon, como decía la vieja tonadilla, se excluye a estos profesionales de sendas coberturas. Un Imam, caso frecuente, cuando ha cambiado la Junta directiva de la mezquita, en muchos casos se ha encontrado, en la calle, y sin cobertura de desempleo, cuando normalmente en su autorización de residencia y trabajo, especifica la autorización, para trabajar en servicio religioso. Pues bien finalizado este por causas externas a la voluntad del trabajador, despido, del servicio religioso, el imam, se encontrara que ni el, ni su familia, recibirán cobertura social, situación esta que se vera agravada debido a que su autorización, tarjeta de residencia, no le permite trabajar en otra cosa que no sea el servicio religioso. Lo mismo cabe decir del accidente de trabajo.

Dicha contingencia no tiene cobertura por el momento en nuestro sistema publico de seguridad social, y cualquier accidente se va a calificar como accidente no laboral, lo cual nos parece absurdo y debe ser modificada la norma en el sentido de reconocer plena cobertura por la contingencia de accidentes de trabajo a estos profesionales.

Veamos un ejemplo, imam, que al ir o venir al trabajo, sufre un accidente de consecuencias fatales, invalidez o fallecimiento, pues bien su familia se encuentra con que no percibirá nada tras sufrir esta contingencia, ya que al calificarse como no laboral habrá que ver si tiene cotizaciones suficientes para poder lucrar una pensión, lo que de contrario, si fuera catalogadlo como accidente de trabajo tendrá tal reconocimiento, aunque fuera su primer dia de trabajo, Como verán los lectores , no estamos hablando de caprichos eufemísticos sino de duras realidades.

En cuanto a las condiciones en las que viven algunos de ellos, tampoco es muy esperanzadora. Viven en las propias dependencias de las mezquitas, en condiciones mías que precarias. Desde aquí postulamos que los imames tenga la posibilidad de acceder a una vivienda pública, máxime cuando tengan a su cargo familia. Lo mismo cabe decir de sus condiciones económicas en muchos casos perciben unos salarios sin que medie un recibo salarios que refleje un salario justo, que en ningún caso debería ser inferior al mínimo interprofesional.

En cuanto al capitulo de formación continua nuestro imames deben sin duda recibir una formación continuada tanto en materia religiosa como social y de valores constitucionales, y de lengua y cultura españolas, No cabe por mas tiempo , mantener una situación de imames en algunos casos bajo extrañas sospechas atizadoras de desconfianza y recelo, Todo ello tendría una fácil solución, siempre que exista una clara y decidida voluntad , y es la determinada por impartir una formación especifica principalmente en las materias apuntadas y con un reconocimiento documental del aprovechamiento. No nos importa cual es el modelo allende de nuestras fronteras, ejemplo francés, italiano, alemán etc. Nos importa la situación de ostracismo y penuria de estos profesionales, que trabaja al servicio de su comunidad religiosa en condiciones francamente mejorables, por no decir deplorables. Nos importa diseñar un modelo útil para la sociedad en la que vivimos, en la que el Islam y los musulmanes pueden aportar muchos valores a una construcción plural y tolerante

Comité de Arbitraje Musulmán y Buenas Practicas (CAM)